jueves, 6 de noviembre de 2008

El compañerismo cristiano según la Biblia

El concepto de compañerismo en el sentido bíblico comienza en el Edén. Donde Dios establece l matrimonio y la familia como primera base para desarrollar las relaciones interpersonales. Este esquema se amplio incluso después de la caída del hombre, a través de las sociedades patriarcales, en las cuales existía un patrón de integración social y espiritual muy estrecho, es decir, varias familias unidas bajo el liderazgo de un patriarca, poseían un sistema de relaciones donde el compañerismo espiritual ocupaba un lugar importante.
Con la llegada de Jesús al mundo, la idea del compañerismo fue reenseñada y clarificada.
Cristo iba a proponer el amor como única motivación de las relaciones interpersonales, y con el propósito de unidad. Jesús haría énfasis en un compañerismo producto de una comunión con Él, es decir, el compañerismo cristiano parte de una personal con Cristo.
La idea del compañerismo cristiano posterior a la ascensión de Jesús, no fue entendida plenamente por los apóstoles. No obstante, después del derramamiento de Espíritu Santo, la iglesia experimento un compañerismo genuino tal como lo narra el relato bíblico de Hechos 2: 42-47. Este texto es significativo en la compresión, del compañerismo cristiano y en el encontramos los principios esenciales del mismo. En primer lugar demostraban una unidad doctrinal pero lo que caracterizaba a la iglesia primitiva era el interés en que esta tenía por el bienestar de los hermanos.
A manera de conclusión se puede decir que el compañerismo cristiano en el interés por el desarrollo espiritual en primer lugar y en orden subordinado las necesidades sociales emocionales de los hermanos.


[1] Génesis 3: 18
[1] Ken Hemphill, El modelo del Antioquia (casa Bautista de publicaciones: Nashville, 1996), 106.
[1] Génesis 12
[1] San Lucas 6: 31
[1] San Juan 17:11,23
[1] Hechos 1[1] Hechos 2